Hamburgo: el “derby day” de la doma clásica

 

0-hysg-bc8vl8-pd8
El jinete español Borja Carrascosa, montando a “Wonder”, en la edición de 2016 del Derby de Hamburgo | Fuente: St. George

En hípica, también existen pruebas denominadas “derby”. Las más conocidas son las disputadas en la disciplina de saltos. No obstante, en Hamburgo, se disputa un curioso “derby” de doma clásica.

El término derby suele ir asociado a las carreras de caballos. Sin embargo, esta palabra también se usa en la hípica, aunque sea para definir unas competiciones un poco diferentes.

En saltos, la prueba de derby es un espectacular recorrido de salto, donde se combinan saltos fijos (como rías, desniveles, muros…) con obstáculos convencionales. Además, el recorrido es mucho más largo que en cualquier otra prueba. La distribución de los obstáculos y el orden en el que hay que abordarlos es fijo (al contrario que en el resto de pruebas de salto, donde cada año es diferente), por lo que pueden establecerse récords para cada pista. Hickstead o Hamburgo son algunos de los escenarios más importantes donde se disputan estas pruebas.

Precisamente dentro del concurso de Hamburgo se celebra, también, una prueba internacional de doma clásica. La competición se desarrolla, durante los primeros días, como cualquier otro concurso de doma clásica de este nivel: se corre un Gran Premio y, también, un Gran Premio Especial.

Sin embargo, las novedades llegan durante la última jornada. Los tres mejores clasificados pasan a la prueba final, donde cada uno de ellos realizará un Gran Premio corto con los caballos de los contrincantes. Así, cada jinete disputará tres pruebas (una con su caballo y, otras dos, con los caballos rivales) y, cada caballo, asimismo, será montado por tres jinetes distintos. Curiosamente, éste era el método por el que se dirimían las medallas de saltos en los Juegos Ecuestres Mundiales hasta que, en 2016, la Federación Ecuestre Internacional, cambió las reglas.

Esta característica de Hamburgo hace este show un evento único. Y consigue separar a los jinetes buenos de los mejores. En Hamburgo no vale sólo tener un muy buen caballo; sino que el jinete debe ser extraordinario, capaz de adaptarse a un caballo totalmente nuevo en los escasos 7 minutos de calentamiento de los que dispone.

Esta prueba, que se disputa desde 1955, ha dado resultados curiosos. Por ejemplo, en la edición de 2015, la amazona ganadora (es decir, la que mejor media sacó tras los tres recorridos) fue la alemana Anabel Balkenhol, quien había obtenido la peor puntuación con su propio caballo. Pero Balkenhol demostró ser la que mejor se adaptó a los caballos de sus rivales y, al conseguir buenas marcas con estos, pudo hacerse con la victoria.

El derby de Hamburgo cuenta, además, con una victoria española. En el año 2016, el jinete Borja Carrascosa, consiguió imponerse en esta peculiar prueba.

Aunque no existe otra prueba igual en el calendario, los jinetes top son reacios a participar en este concurso; ya que no quieren que otros jinetes monten a sus caballos. Así, incluso, en algunas ediciones, los jinetes han decidido cambiar de caballo para disputar la prueba final, cuando deben cambiar de ejemplar.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s