“Dormia Sola”, la yegua PSI alcanzada por un rayo que acapara triunfos en Argentina

82203440_835306073599423_5565371755473666048_o
Foto de equipo tras la tercera y última victoria de “Dormia Sola”, en el Hipódromo de Palermo | Fuente: Stud Juan Antonio Bv

“Dormia Sola” es una yegua alazana criada por el Stud Juan Antonio, en Argentina. Cuando apenas contaba con 1 año de edad, un rayo cambió su destino. El accidente la dejó tuerta y paralizada de medio cuerpo, pero sus responsables no cejaron en el empeño de hacer de “Dormia Sola” una auténtica yegua de carreras. Hoy, devuelve toda esa confianza en forma de victorias.

Septiembre de 2016. Un grupo de yearlings hembras pasta despreocupadas en uno de los prados del Stud Juan Antonio, en Argentina. De repente, el cielo se vuelve negro y una gran tormenta azota las instalaciones de la yeguada. Varios rayos caen en la finca.

Tras pasar la tormenta, los trabajadores del rancho se dirigen preocupados a estudiar los daños de las descargas eléctricas. En el prado de las potrancas, dos de ellas han fallecido a causa del impacto. Una tercera, una pequeña yegua alazana, con una minúscula marca en la frente y un pie calzado, permanece inmóvil junto a sus amigas. Esta yegua, de nombre “Dormia Sola”, pudo salvar su vida, pero las secuelas del rayo las arrastrará siempre. La potra perdió un ojo en el accidente, no podía comer a causa de la parálisis en su labio y todo su cuerpo izquierdo se encontraba totalmente paralizado.

83045971_835305980266099_3468916261730123776_o
La yegua en una de sus victorias | Fuente: Stud Juan Antonio Bv

“Dormia Sola” (2015) es una hija de “Violence” y “Monocerus” (por “Lord Carson”). Su padre es uno de los tantos vástagos del mítico “Medaglia D’Oro”. “Violence” saldó su temporada a dos años con tres victorias (un maiden, un grupo II en Aqueduct y un Grupo I) en tres salidas a pista. A tres años, sólo disputó una carrera, siendo segundo en un Grupo II.

Como semental, “Violence” ha dado ya ganadores de Stakes en Estados Unidos y de Grupo en Canadá. En Argentina es un semental más que rentable. Con 3 potradas en pista, presenta un porcentaje de ganadores sobre corredores del 50%. Entre ellos, nuestra protagonista, “Dormia Sola”.

La situación no parecía fácil para esta yegua alazana. Sin embargo, sus responsables quisieron darle una oportunidad. Daniel Sesma, uno de los trabajadores del Haras, fue el encargado de intentar salvar a la potra. Tal fue su empeño que el propietario de la yeguada le prometió regalarle al animal si conseguía recuperarla.

3218079w740
“Dormia Sola” junto a otras potrancas, horas antes de la tormenta | Fuente: La Nación

Como también ocurre en humanos, las huellas psicológicas de un accidente tan traumático como un rayo suelen ser más difíciles de borrar que los daños físicos. Lo primero, para Sesma, fue que la yegua ganara confianza. Por ello, le cambiaron de manada y le mandaron con las potrancas de una generación inferior. Entre ellas, “Dormia Sola” se hizo fuerte y se convirtió en la auténtica reina del grupo.

Sin embargo, no todo el trabajo estaba hecho. La doma de la potra fue un proceso complejo y difícil. La yegua tenía momentos de gran ansiedad y pánico, golpeándose dentro de su propio box. Para acostumbrar al animal al peso de un humano, Sesma confió en su hijo Nacho quien, por aquel entonces, tenía tan sólo 13 años de edad.

Padre e hijo descubrieron que a la yegua le gustaba correr, aunque lo hacía de una manera extraña, con la cabeza ladeada.

Tras meses de entrenamiento, llegó el gran debut. “Dormia Sola” se vistió de gala para pisar la pista de Villa María, un hipódromo local. Pese a las buenas sensaciones mostradas en entrenamiento, la potranca no pudo colocarse en ninguna de sus dos salidas a pista. Algo no funcionaba y Sesma sabía que necesitaba un cambio.

3218080w740
Nacho Sesma (13 años) domando a “Dormia Sola” | Fuente: La Nación

Sesma montó a su alazana en un box y, tras recorrer 170km, se apearon en Ballesteros, localidad natal de Sesma, que cuenta con unos 5.000 habitantes. Allí, “Dormia Sola” pasaba casi todo el día en un cercado, entrando al box tan sólo para tomar su ración. Su box, como curiosidad, está forrado de caucho, para evitar accidentes.

Para entrenar a la yegua, la familia Sesma usa un camino de arena de 1.500m de longitud. Toda esta infraestructura (cercado en un pequeño pueblo, entrenamiento en caminos…) podía parecer rudimentaria y muy alejada del lujo y sofisticación de los medios de entrenamiento de los que disponen los hipódromos más importantes del mundo. Sin embargo, funcionaron.

De vuelta en Villa María, “Dormia Sola” disputa una carrera no oficial sobre 700m. La yegua desclasa al lote que, por otra parte, no era gran cosa. Los responsables (junto a Sesma, Ruben Astori, el carnicero local y Laureano Marchisone, un veterinario; son los  orgullosos propietarios de “Dormia Sola”) deciden subir un escalón y probar a su yegua ante un lote de ganadores. La alazana vuelve a ganar cómodamente.

3218081w1033
Fuente: La Nación

Con el ánimo por las nubes, Sesma y sus colegas deciden hacer las maletas y probar suerte en la capital. En imponente hipódromo de Palermo les espera. Entre enero y febrero de 2020, la yegua disputó 6 carreras en Palermo. Tras debutar con una victoria en una prueba de 1.000m, “Dormia Sola” tuvo dos malas actuaciones, donde no se colocó. Sin embargo, cuenta por victorias sus dos últimas salidas a pista. En total, 3 victorias en 6 salidas. Sus responsables deben seleccionar cada batalla con mimo, pues los desplazamientos hasta el hipódromo les suponen un gasto de unos 15.000 pesos (cerca de 220 euros, en un país donde el salario medio apenas sobrepasa los 700 euros al mes).

Los planes para “Dormia Sola” se han visto truncados a causa del coronavirus. Las carreras en Argentina fueron suspendidas cuando la alazana esperaba dar el salto a las carreras de hándicap.

Curiosamente, otra de las yeguas que pastaba con “Dormia Sola” en aquella fatídica tarde de septiembre de 2016, “La Renoleta” es hoy una de las sensaciones de Argentina. Tras contar por victorias sus salidas en su país natal (incluido un Grupo 1), la yegua castaña del stud Juan Antonio voló a Estados Unidos, donde también debutó ganando.

Es nuestra obligación cuidarlos y salvarlos en casos así, y que crezcan bien. Después, si son buenos, mucho mejor. Y puede que ella sea una simple yegua, tal vez no de categoría clásica ni mucho menos, pero para nosotros es la mejor del mundo porque cuando tenía un año le ganó a la muerte“, declaró Sesma al reportero Carlos Delfino (cuyo artículo sobre la yegua podéis consultar aquí.)

Mientras la pandemia del coronavirus pasa, “Dormia Sola” descansa en su cercado y sueña con pasar de ser la yegua que, un día, fue atacada por una tormenta eléctrica a ser la purasangre que corre más rápido que un rayo.

PD: Muchas gracias al periodista argentino Carlos Delfino, quien recopiló la información para el artículo de La Nación y, además, nos atendió tan amablemente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s